Batch cooking saludable para principiantes: ¡cuida tu alimentación!
Consejos

Cozimento em lote saudável para iniciantes: observe sua dieta!

¿Estás trabajando toda la semana y no tienes tiempo para cocinar? ¿Comes cualquier cosa cuando llegas a casa? Por ejemplo, platos precocinados y congelados que resultan muy caros. ¡Mal hecho! La alimentación es la base de nuestra salud y la tienes que cuidar sí o sí. Para ello, ha llegado la moda del batch cooking saludable. ¿No sabes qué significa? Sigue leyendo, porque este artículo te va a interesar.

¿Qué es batch cooking?

Batch cooking significa literalmente 'cocinar de una sola vez'. Se trata de un modo para cocinar los platos de toda una semana en tan solo unas horas. Para que este método sea efectivo, es muy importante que te organices bien y te hagas con electrodomésticos que te ayuden a cocinar en menos tiempo y de una manera saludable. Puedes emplear las freidoras sin aceite y los robots de cocina Mellerware. Casi cocinan solos gracias a sus múltiples funciones. En las freidoras, puedes preparar todo tipo de alimentos casi como si se tratara de un pequeño horno. Por su parte, en los robots de cocina, puedes triturar, cocer al baño María, escalfar y mucho más.

¿Cómo empezar un batch cooking?

Para empezar un buen batch cooking, lo primero que has de tener en cuenta es optimizar tu tiempo al máximo. Esto es importante para que realmente te merezca la pena y consigas el objetivo con esta técnica de cocina: comer bien toda la semana cocinando el mínimo tiempo posible, en tan solo unas horas.

Primero, deberías programar las comidas que vas a hacer e ir al supermercado a por todo lo que necesites. Escribe la programación de las comidas en un folio. Organízalas por día y por momento (almuerzo y cena del lunes, por ejemplo, y así sucesivamente).

En segundo lugar, cuando ya lo tengas todo, ponte a ello. Saca todos los alimentos y utensilios que vas a utilizar y colócalos de manera estratégica para tenerlos a mano. Deben ayudarte a cocinar rápidamente, pero sin que te estorben cuando no los necesites.

Finalmente, ponte manos a la obra y trata de ensuciar lo menos posible. Ve limpiando mientras cocinas para ahorrar tiempo y esfuerzo. Y si tienes un ayudante, mejor que mejor. Mientras uno cocina, el otro limpia y guarda las comidas y utensilios. Terminaréis mucho antes.

Ahora, seguro que estás pensando 'todo esto es muy fácil de decir, pero ¿cómo programo las comidas de lunes a viernes, por ejemplo, y en tan solo unas horas? '. Piensa en comidas que se preparan en poco tiempo y que puedes incluso customizar en un par de minutos. Te daremos un par de ejemplos:

  • Caldo de pollo y verduras. Con un caldo de pollo y verduras casero, puedes comer casi toda la semana. Un día, lo puedes tomar con arroz; otro, con fideos; y otro, con picatostes. Por otro lado, en la tarde, puedes preparar unas croquetas con el pollo del caldo o cocinar el pollo con una sencilla salsa de tomate.
  • Ensaladas. Las ensaladas son un estupendo plato para almorzar, junto con un filete de pescado o de carne a la plancha, por ejemplo, o para cenar. Aunque no lo creas, puedes dejar casi lista una ensalada en la nevera perfecta para varios días. Deja cortada la lechuga y añádele unos tomatitos cherry cerrados. Guárdala en un tupper y métela en la nevera. Cuando la vayas a comer, solo tendrás que ponerle unos espárragos blancos, una lata de atún, aliñarla y estará lista. Además, es mucho más barata que la ensalada preparada de los supermercados.
  • Pasta. Con la pasta puedes hacer una gran variedad de platos en unos minutos. Cuece pasta en una olla o cacerola, lávala, escúrrela y guárdala en un tupper en el congelador. Durante la semana, le puedes añadir una salsa de tomate, unas anchoas o ajo y perejil. ¡Estará lista! Si lo prefieres, puedes dejar la pasta ya hecha, por ejemplo, a la boloñesa.
  • Paella. ¿Te encantaría comerte una paella, pero no tienes tiempo para cocinarla durante la semana? Es supersencillo. Haz el sofrito y guárdalo en el congelador. Cuando vuelvas del trabajo, solo tendrás que ponerle el arroz. Y, si quieres, ese sofrito te puede servir para otro plato: el pollo en salsa, que estará listo para calentarlo.

Como ves, el batch cooking no tiene grandes misterios, aparte de un poco de astucia y destreza a la hora de cocinar. Cuando empieces, verás cómo poco a poco vas creando e inventado platos más rápidos y versátiles. Solo es cuestión de tener un poco de tiempo. Por aquí te dejamos un poco de inspiración con nuestras recomendadas recetas en cocotte, ¡para chuparse los dedos!

¿Cuánto dura el batch cooking?

El batch cooking no debe durar mucho. Después de acabar cansado de trabajar toda la semana, se trata de que no pases mucho tiempo cocinando y cocinando. Podrías emplear unas 2 horas por la tarde-noche del domingo para tener todas tus comidas de la semana listas para solo calentarlas.

Pero esto del horario es algo aproximado, tampoco pasa nada si tardas un poco más. Lo interesante es que, aunque al principio emplees más tiempo en preparar tus menús semanales, con el tiempo seas más rápido en hacerlo.

¿Cómo guardar batch cooking?

Lo ideal, como te hemos comentado, es que empieces tu batch cooking el domingo para tener listas todas tus comidas de la semana. Por tanto, lo mejor que puedes hacer es guardar la comida del lunes en la nevera y el resto en el congelador.

¿Cómo debes hacerlo? Utiliza tuppers herméticos transparentes y colócalos en el cajón del congelador de una manera ordenada. Si tienes dudas, puedes ponerles un pequeño cartelito que indique de qué comida se trata.

¿Qué es lo realmente importante? Es básico que elijas tuppers de calidad que conserven la comida en un perfecto estado, sin olores de otros alimentos de la nevera o del congelador. Sobre todo, tus tuppers han de cerrar muy bien. No sería nada agradable que tu comida se derramara en el congelador, ¿verdad?

Ahora que ya sabes las ventajas del batch cooking saludable, apúntate a él y ahorra tiempo y dinero sin dejar de comer de una manera sana y nutritiva. ¡Esperamos haberte ayudado a organizarte! 

Consejos